Una mirada al gobierno de Ricardo Lagos

Sebastián Burr Cerda

La altísima adhesión que alcanzó Lagos durante su presidencia está marcada por algunos logros objetivos, otros popular y mediáticamente bien elaborados, circunstancias políticas y económicas fortuitas como es el derrumbe del legado del gobierno militar, el extraordinario precio del cobre y por el fuerte temperamento del presidente que la mayoría valora aunque confunde con carácter. Demasiadas veces actuó como dirigente partidista más que como estadista, dejándose llevar por arrebatos emocionales y por un afán de manipulación legislativo y comunicacional que se irradió a muchos de sus colabores.
En materia política hay que decir que el modelo político aplicado no es original de la Concertación, sino copia del socialismo español. Donde el marxismo de Marx fue reemplazado por el marxismo de Gramsci, cues-tión que confundió a la oposición durante todo su período. Ësta nunca pudo “sacarle la foto” al “proyecto Laquista”, siendo casi siempre dispersos y erráticos. La Concertación maneja ideológicamente la institución educación, trabajo y familia, y sospecho que el tema seguridad ciudadana entro en esa misma categoría.
No obstante que sus opositores lo salvaron cuando estuvo a punto de sucumbir, no supo resolver el proble-ma DD. HH, no obstante que asumió el compromiso de hacerlo y tuvo el capital político para lograrlo. Sin embargo logró reivindicar el socialismo en Chile después de la hecatombe de la UP, aunque la utilización sibila-na y permanente de la lucha de clase elevó la división ciudadana dura. Hizo una buena gestión macroeconómica a favor del país y de los grandes empresarios en contraste con su desastroso cometido microeconómico en perjuicio de las Pymes y de la clase media. No es cierto que la pobreza prácticamente ha desaparecido, es el mismo 20% del año 70. Si bien en materia de concesiones se construyó infraestructura aeroportuaria y caminera fundamentalmente con capitales privados y los usuarios tenemos que pagar por el uso de ella, ésta es de altísimo nivel y constituye un orgullo nacional. La ampliación del sistema Metro y penitenciario son parte de ello.
En economía el crecimiento cayo en un 33% comparado con el decenio anterior, la cesantía (600 mil) impactó en un 27% al sector juvenil y al 50% del quintil más pobre. La precarización del empleo es un legado masivo, peligroso y socialistamente contradictorio. En el sector público cerca del 50% de los trabajadores fueron empleados sin ninguna prestación social, sino bajo el sistema permanente de boleteo, incluso en la propia Inspección Del Trabajo. En el sector privado surgió la subcontratación donde los niveles de ingresos cayeron un 30%. Sin embargo no se puede pretender que el empleo esté constituido por buenos ingresos, estabilidad y una buena cobertura social, si la Pyme nacional está regida por una ley de indemnización que se reajuste de acorde a la subida de los ingresos. Y además la hacen competir con los salarios y cobertura social China, que alcanza a sólo un 10% del nivel nacional La productividad laboral cayó de un 4.3% a un 2,5% anual comparado con el decenio anterior. Y el aumento de los ingresos fue de un menguado 1.4% versus el 3.6% del mismo período, aunque los precios relativos de productos no perecible bajaron considerablemente por provenir de China.
Bajo la reforma impulsada por el propio Lagos, nuestra educación ha llegado a ser una de las peores del mundo competitivo. No obstante que su presupuesto creció de US$ 800 millones anuales en el decenio 90-99 a US$ 3.596 millones anuales durante el 2000-2006. Pero dejo además dos record notables; 77 mil niñitas escolares embarazadas y mantuvo un 70% de ciudadanos que no entienden lo que leen. En salud algo muy parecido, de US$ 480 millones promedio de inversión anual, se pasó US$ 2.164 millones (aumentó más de 4 veces) y las cobertura sólo creció un 50%.En materia de delincuencia en el período 90-99 se cometieron 480 mil delitos anuales de alta connotación, durante el sexenio de Lagos ésta cifra aumento a más del doble. En RR. EE no logro mantener relaciones estables con nuestros vecinos pero si gozo de alta estima dentro del liberalismo socialista europea y firmó 3 TLC cuyos resultados socioeconómicos están por verse.
En el ámbito valórico, la destrucción de la familia es tan manifiesta que tenemos un tercio de uniones conyugales que hace 10 años. Más del 50% de las “familias” son monoparentales y la cantidad de hijos por familia está bajo la tasa de reposición de la población. Es decir se producen más ataúdes que cunas. Si bien el presidente intentó poner en la agenda el tema del aborto, sus parlamentarios propusieron legislar sobre los matrimonios homosexuales y la eutanasia, desconociendo el beneficio social que representa la existencia de una estructura valórica y que el útero materno se haya constituido en occidente en el lugar más peligroso para la vida humana.

 


 

© 2001 Sebastían Burr Cerda Se autoriza su reproducción citando la fuente y el autor.